Las estrategias en e-marketing son diversas y bastante variables, la era de la información obliga a los creativos a cambiar de manera permanente de tácticas para lograr llegar a nuevos mercados. En la actualidad, las tendencias se orientan sobre todo a la originalidad de los contenidos y a la construcción de marcas.

Estrategias de desarrollo de contenidos para branding digital 

En la mayoría de los casos los contenidos que se promueven en la red son repetitivos, simples y pasan desapercibidos. Hay que tener en cuenta que se trata de transmitir el mensaje de la marca en 30 segundos. Por esta razón se recomienda:

  • Construir un relato en torno de la creación de la marca que sea coherente con los valores de la población sujeto.
  • Contar una historia coherente con el producto que se vende.
  • Establecer con claridad desde el mensaje de marca cuales son las características distintivas del producto y en qué son mejores que la competencia.
  • Crear un plan de publicaciones de contenidos según las redes sociales prioritarias, los blogs y las tiendas online. Establecer frecuencias de publicación.
  • Integrar indicadores de evaluación para determinar si los contenidos funcionan bien o no.
  • Analizar periódicamente los indicadores de evaluación y compararlos con el sector.
  • Reorientar con frecuencia la estrategia de contenidos, innovar y siempre mantener la originalidad y la calidad.

Construcción de marcas

La capacidad de construir marcas en el mundo digital tiene que ver con los retos del internet. Se trata de crear una reputación con un me gusta (like) a la vez. Se basa en la aprobación del consumidor y su interés de compartir su experiencia. Sus cimientos son los contenidos, los relatos y el atractivo de sus componentes visuales. Todo está centrado en la confianza. De hecho en un estudio realizado por Nielsen sobre las percepciones de marca se identificó que:

  • 92% de los consumidores atribuyen una mayor confianza a recomendaciones de amigos, familiares y medios fiables que a la publicidad online.
  • Las evaluaciones de productos y servicios son cada vez mas importantes. Tres de cada cinco compradores online basa su decisión en la evaluación del producto.

En materia de generación de confianza para propulsar una marca en línea se recomienda:

Definir con claridad los productos: incluir los atributos, los descriptivos, factores de calidad.

Crear procesos de fidelización y cumplirlos: Se trata de demostrar que los clientes pueden obtener beneficios por sus compras reiteradas. Lo más importante es obtener testimonios de las personas que han recibido los beneficios de fidelidad y republicarlos en las redes.

Trabajar con un enfoque integral: esto implica crear comunidades y chats en el que consumidores puedan compartir consejos, buenas prácticas, trucos y astucias sobre el producto y otros productos relacionados. Se trata de favorecer la realización de eventos, seminarios, fiestas, tanto online como por fuera de la red. Se debe garantizar una moderación de la comunidad online para mantener un tono positivo y evitar la dispersión.

Centrarse en el consumidor: cada sector de población tiene un lenguaje propio, una tendencia de gustos, unos personajes influyentes, pero sobre todo cada consumidor en la red es importante. Por ésta razón, la respuesta apreciativa de cada comentario realizado sobre un producto, el tono adecuado con el que se comunica con el cliente, la eficacia con la que se resuelva una duda o inquietud, son factores sustanciales para el posicionamiento de marca.

 En suma, en el mundo online cada evaluación positiva es un factor de potenciación de la marca por esto desde los contenidos, los socios, las redes, los influencers y los chats deben pensarse y sobre todo renovarse frecuentemente, en función de los comentarios y respuestas de los clientes.